Si haces algún tipo de deporte seguro que no te has librado de padecer alguna lesión.

No te preocupes porque las lesiones deportivas son muy comunes y se originan durante la práctica de cualquier deporte, durante el ejercicio físico de forma accidental o resultado de malas prácticas de entrenamiento o del uso inadecuado del equipo.

El problema es que si no tienes una buena condición física o no calientas o estiras adecuadamente antes de empezar el entrenamiento, te podrás lastimar.

Por eso las lesiones deportivas más comunes son:

  • Esguinces o torceduras de ligamentos y desgarros de músculos y tendones
  • Lesiones en la rodilla
  • Hinchazón muscular
  • Lesiones en el tendón de Aquiles
  • Dolor a lo largo del hueso de la canilla (tibia)
  • Fracturas
  • Dislocaciones

Las lesiones además de afectar a nuestros entrenamientos deportivos repercuten también a nuestras vidas porque las recuperaciones no suelen ser fáciles. Por lo tanto, empieza por prevenir que tu cuerpo se vea comprometido con agresiones.

¿Sabes cómo prevenir las lesiones en el deporte?

¿Sabes cómo prevenir las lesiones en el deporte?

En muchas ocasiones las lesiones no vienen de un solo factor sino que pueden darse de un cúmulo de varios de ellos. Se suelen clasificar en intrínsecos (predisposición del deportista) y extrínsecos (exposición a factores de riesgo) y, como comentamos, se pueden ocasionar a la vez.

FACTORES INTRÍNSECOS

  • Lesiones anteriores y recuperación inadecuada.
  • Edad y sexo.
  • Aspectos anatómicos, como pueden ser desalineaciones articulares, alteraciones posturales, laxitud o inestabilidad articular, rigidez y acortamiento muscular.
  • El grado que se tiene de cada una de las cualidades fisicomotrices (fuerza, resistencia, flexibilidad, coordinación, velocidad, etc.).
  • Estado psicológico.

FACTORES EXTRÍNSECOS

  • Gestos específicos de cada deporte o modalidad deportiva, ya que en cada una de ellas se realizan unos movimientos o gestos que pueden provocar diferentes lesiones, por ejemplo pueden ser por traumatismo directo, sobreuso por gestos repetidos muchas veces, velocidad, descoordinación, etc.
  • Dinámica de la carga de entrenamiento, ya que hay que realizar una correcta planificación del entrenamiento teniendo en cuenta el volumen, intensidad y descanso principalmente entre otros factores.
  • La competición.
  • Material, equipamiento, superficie, uso de protecciones, instalaciones, etc.
  • Condiciones ambientales.

Las lesiones deportivas se incrementan en verano

La falta de preparación física suele ser una de las causas por las que aumentan las lesiones deportivas en verano. También el hecho de no realizar el ejercicio con la técnica apropiada o también la utilización de material inadecuado para la práctica deportiva, pueden ser motivos igualmente para que se produzcan agresiones en nuestro cuerpo. Y es que pasar de la inactividad absoluta durante el año a realizar ejercicio sin preparación durante los meses de verano acarrea consecuencias y riesgos innecesarios.

Así lo confirma la SETRADE, Sociedad Española de Traumatología del Deporte: el 25% de las lesiones deportivas sufridas en verano se deben a la falta de entrenamiento físico durante el resto del año, a la fatiga o al sobreesfuerzo.

Consejos para la prevención de las lesiones deportivas

Antes de lanzarte a hacer cualquier cosa  y si quieres evitar las lesiones deportivas, debes valorar cuál es tu nivel físico. Ten en cuenta siempre que si planificas por encima de tus posibilidades, la sobrecarga y los traumatismos están asegurados. Por lo tanto, no dejes de seguir estas recomendaciones:

¿Sabes cómo prevenir las lesiones en el deporte?

  1. Calienta y estira siempre. Esto es una premisa que has de grabarte a fuego. Antes de empezar a entrenar la actividad que sea y en cualquier intensidad, calienta durante unos cinco o diez minutos. Después es recomendable trabajar la flexibilidad de los músculos mediante el estiramiento. Con ello, mantendrás y podrás aumentar su rango de movimiento.
  2. Escucha a tu cuerpo. El cansancio, el dolor, los calambre o cualquier tipo de aviso han de ser escuchados. El cuerpo te está lanzando señales para avisarte de que algo no va bien. Así has de acomodar la intensidad a las señales que te envía tu cuerpo ya que normalmente, hasta que estos indicios no nos inmovilizan, no les hacemos caso.
  3. Controla el movimiento, la técnica, la postura. Mantener una buena postura en la realización de cualquier deporte es fundamental para poder practicarlo correctamente. Un ejercicio mal hecho o una mala postura de la espalda pueden producir contracturas o luxaciones. Es preciso analizar los movimientos que favorecen un correcto desarrollo corporal, así como eliminar todos aquellos que ejercen un efecto negativo.
  4. Descansa. No sobrecarges tu cuerpo y tus entrenamiento. El organismo necesita un tiempo de inactividad, de descanso activo y sueño regenerador. Tenlo en cuenta: entrenar todos los días a alta intensidad no solo puede ser contraproducente, sino que te lleva directo a las lesiones.
  5. Entrenamiento cruzado.Todos sabemos que la realización de un trabajo de fuerza complementario en los deportes de resistencia es fundamental para prevenir lesiones, mejorar el rendimiento, soportar mayor carga de entrenamiento, etc. Tanto para evitar la sobrecarga, como para mantener todo el cuerpo en forma, debes alternar ejercicios y actividad. No vale solo correr, nadar o andar en bici. Debes realizar un entrenamiento completo.

La actividad física progresiva y el control médico antes de la práctica de deportes estivales específicos, tales como el buceo, son también consejos esenciales para disfrutar del beneficio del deporte sin poner en riesgo la salud. Y, por supuesto, ponerte en manos de buenos profesionales.

Más información AQUÍ.

¿Sabes cómo prevenir las lesiones en el deporte?
Valoranos
Share This