Y llegó el día esperado, muy bonito, soleado y muy buena temperatura. Con muchas ganas de hacer un triatlón sprint ahí me vi en el pantalán con muchos nervios, deseando que sonase el ‘ya’ que se me hizo eterno. Muchos golpes, trague mucha agua, intenté irme detrás de uno que iba muy bien pero … vaya manotazos, bueno cuando llegué a la primera boya fue todo mejor, todavía nerviosa pero menos agobiada, al final pude recuperar un poquito y salí del agua muy bien, me esperaba mi bici y mi chico con mis gordis, que gritos que daban.

La primera vuelta bien, con fuerza, la segunda viendo lo torpe que soy aun y la tercera cansada pero contenta ya que veía el final de esa parte, la peor de todas y la que sabia que me iba a costar, dejé la bici. Las transiciones las hice muy tranquila para no dejarme nada. La carrera, qué sensación en las piernas, muy rara, se me fue pasando según corría y la segunda vuelta me encontraba mejor, aparte de que ver otra vez a mis gordis y mi chico super-máquina me dio más fuerza y por fin, la meta.

Había terminado un triatlón, aunque fuese sprint, ya tengo ganas de más, ya estoy mirando para hacer más triatlones, de momento sprint y olímpicos (creo que el olímpico es el que me va a seducir más). Es muy divertido, me ha encantado, ojalá lo hubiera descubierto antes.

Por último, me gustaría decir que no hubiera podido hacer este triatlón sin la ayuda y confianza de Personal Running y mi entrenador Dani.

 

Mi primer triatlón con PR – Cris Sánchez
Valoranos
Share This
jQuery(document).ready(function($){ $('.et-social-icon .icon').each(function(){ $(this).attr('target', 'blank'); }); });