Cuando practicamos deporte de manera continuada, estamos produciendo en nuestro cuerpo una serie de adaptaciones producidas por la propia actividad física que serán las que nos hagan progresar y mejorar . Pero tan importante es el entrenamiento como concienciarnos de la vital importancia del descanso como parte igual o más importante que la práctica deportiva.

Cuando nuestro cuerpo realiza una actividad física está sufriendo una carga y un estrés producidos por esta actividad (Acción), mientras que cuando se está en el periodo de descanso es cuando se producen las adaptaciones (Reacción) a nivel fisiológico, metabólico y muscular, donde se repararán todos los tejidos musculares involucrados en la actividad física.

Descanso como parte del entrenamiento

Numerosos estudios en torno al descanso muestran que sólo el 30% de la población española admite dormir las horas recomendadas, unas 7-9 horas y, lo que es peor, aproximadamente más del 50% de la población general presenta dificultades para conciliar el sueño, un 32% refiere tener un sueño no reparador y hasta un 35% de la población acaba el día con signos de fatiga y somnolencia.

Por tanto, sin duda es importante considerar el descanso como parte integral del entrenamiento, y por eso nos referimos a un “descanso activo”, para subrayar conscientemente la intención que conlleva, es decir, poner nuestra atención, nuestra energía, en una óptima recuperación.

También es muy importante el descanso para poder despejarnos de nuestra actividad deportiva usual y poder desconectar a nivel psicológico del deporte, así poder hacer actividades de todo tipo que no sea el propio deporte donde puedas disfrutar de otros hobbies.

La Sociedad Española de sueño, (SES) se insiste en la necesidad del descanso haciendo estas recomendaciones:

  • Incorporar el sueño como “hábito de vida saludable” durmiendo las horas necesarias según la edad (7-9 horas en los adultos).
  • Respetar de forma estricta las Normas de Higiene del Sueño para poder dormir bien.
  • Consultar con el especialista si el sueño no se percibe como reparador.
  • Mantener una dieta equilibrada y realizar ejercicio regular para favorecer el sueño y también nuestra salud.
  • Controlar las condiciones ambientales adecuadas para el sueño (temperatura 18-21º, silencio, oscuridad, colchón adecuado).
  • Mantener horarios regulares de sueño-vigilia.
  • Evitar la automedicación para dormir más.

Sueño reparador

Desde Personal Running observamos en el deporte a todos los niveles (desde alto rendimiento hasta amateur) que el descanso es muy importante ya que ante todo hay que saber compaginar ambos aspectos (entrenamiento + descanso/ocio) y así poder tener una práctica deportiva efectiva y disfrutando de lo que haces.

Conviene recordar que un sueño reparador adecuado:

  • Disminuye la segregación de cortisol, hormona del estrés.
  • Mejora nuestro humor y estado de ánimo.
  • Regula las funciones metabólicas, como el procesamiento y el almacenaje de carbohidratos.
  • Promueve una correcta metabolización del azúcar, regulando los niveles de leptina y grelina, responsables de la sensación de hambre.
  • Estudios relacionan un sueño reparador con una tasa menor de enfermedades cardiovasculares, presión arterial alta y riesgo de infartos.
  • Es esencial para la consolidación de nuevos aprendizajes y los procesos cognitivos de memoria.

Además, las personas que no han disfrutado de un sueño reparador durante la noche, o que sufren algún tipo de insomnio, presentan problemas de memoria y concentración.

¡Tenlo en cuenta!

 

Share This