¡Cómo apetece al fruta en verano! Es fresca, tiene vitaminas, minerales y apenas tiene calorías. ¿Se puede pedir más? Para el verano y si sigues haciendo deporte no dudes en tomar fruta fresca en abundancia. Te ayudarán a complementar tu entrenamiento.

Para que podáis conocer mejor cuáles son las principales diferencias entre las frutas y su posible efecto en la dieta del deportista os compartimos un pequeño resumen con características destacables y pautas de consumo:

ALBARICOQUE, además es afrodisiaca

Cuando el gusanillo del hambre acecha entre horas, la fruta fresca siempre es una buena solución. En el caso del albaricoque, tomar dos o tres piezas a media mañana o por la tarde proporcionan mucha vitamina A, a través del betacaroteno, elemento que da a esta fruta su tono anaranjado.

Es rica en hierro, magnesio, potasio, zinc y vitaminas B1, B2 y C,  un cóctel contra la fatiga que sólo tiene 47 kcal. ¿Sabías que…? Antiguamente se consideraba a los albaricoques alimentos afrodisíacos.

CIRUELAS, aliadas frente al estrés

La ciruela es una fruta de hueso, redonda o alargada que puede ser de color amarillo, verde, rojo o lila. En general es muy nutritiva y rica en vitaminas, destacando la vitamina C. Según su contenido en agua es más o menos jugosa. Las ciruelas pasas o deshidratadas se conservan más tiempo y son muy dulces. Su riqueza en vitaminas B las convierte en aliadas frente al estrés y el zumo de ciruela en ayunas alivia la gota, reumatismo, artritis y otros problemas articulares.

HIGOS, energía y calcio

Son ricos en calcio por lo que se recomiendan para los deportistas, adolescentes y mujeres para prevenir osteoporosis. Son ricos en hidratos de carbono, así que proporcionan energía (es la única fuente para el sistema nervioso y las células sanguíneas). De hecho, parte de esta ‘gasolina’ que no se usa de forma inmediata se acumula en hígado y músculo en forma de glucógeno y facilita la recuperación tras un entrenamiento. Es bueno tomar 2 o 3 piezas antes de ir al gimnasio.

A la hora de comprarlos, vigila que tengan buena consistencia, evita los que tengan grietas o los que presentan los lados achatados. Ten en cuenta que son sumamente delicados, no alargues su consumo innecesariamente, incluso guardados en la nevera, se conservan tan solo 3 días.

MANZANA, sacia y alimenta

¿Sabías, por ejemplo, que la manzana es buena para la salud de nuestro corazón? Es una de las propiedades de esta fruta menos conocidas, sin embargo, es fundamental, ya que contiene pectina, una fibra que ayuda a reducir el colesterol. A las manzanas se les atribuyen numerosas propiedades saludables gracias a su alto contenido en fibra, minerales, vitaminas y antioxidantes. La manzana suele estar presente en las dietas para perder peso, ya que aportan muy pocas calorías y tienen poder saciante, lo que ayuda a comer menos. Además, las manzanas son ideales para cuidar nuestra dentadura no solo por su gran aporte de calcio. También son perfectas para mantener una correcta hidratación, ya que más de un 80 % de su contenido es agua.

Frutas imprescindibles para el deportista

MELÓN, el remedio diurético

Junto con la sandía, el melón es una de las frutas más apetecibles en verano. El melón contiene mucha agua, alrededor de un 85%. 100 g de su pulpa suponen tan solo unas 35 calorías, aporta 8 g de glúcidos, fibra (1%) y escasa cantidad de grasas (0,1 %) y proteínas (0,6 %). Por su alto contenido en agua y su aporte de fibra y potasio, el melón posee una acción diurética y ligeramente laxante, con lo que ayuda a eliminar los desechos del organismo. Esto lo convierte en un buen aliado de la piel y lo hace recomendable para personas que sufren afecciones de vasos sanguíneos y corazón o retención de líquidos. Tiene también un efecto beneficioso en los casos de reumatismo, artritis y gota.

SANDÍA, el frescor que menos engorda

La sandía es esa fruta fresca y siempre apetecible que además podrás comer cuánto quieras, pues es la fruta con menos calorías (18 kcal/100g). Es rica en agua, fibra laxante, potasio (diurético), vitaminas A y B2. Los expertos en nutrición llaman a la sandía “la fruta que es buena para todo”. Recientes estudios han señalado, por ejemplo, que es perfecta en estados de cansancio o debilidad, que su aporte es ideal cuando nos duelen los músculos y para recuperarnos después de un gran esfuerzo físico o de practicar deporte.

PIÑA, depura y quema

La piña es muy saludable y es conocida por ser una fruta excelente, aliada de las personas con sobrepeso que quieren adelgazar y se encuentran haciendo dieta de adelgazamiento ya que, la piña ayuda a depurar el organismo y a quemar grasas

Es rica en vitamina C, carotenos, zinc, fibra y es una fruta diurética por su riqueza en potasio. Aplicada sobre contusiones y moratones disminuye la inflamación y disuelve los hematomas.

PERA, medicinal y estética

Además de su sabor, las peras han sido valoradas por sus propiedades medicinales durante miles de años. El consumo regular de esta deliciosa fruta te aporta gran cantidad de beneficios, no solo para la salud, también para la piel.

Frutas imprescindibles para el deportista

Rica en pectina, fibra que regula el intestino y mejora la flora intestinal; contiene minerales como selenio (antioxidante), zinc (aumenta las defensas)  y potasio (diurético e hipotensor). Es una fruta muy completa ya que aporta nutrientes esenciales para que el cuerpo soporte la actividad física. Tanto la pera como la manzana son muy populares entre los deportistas, porque las puedes encontrar con facilidad y, además, porque su índice glucémico es de los más bajos, lo que las convierte en el perfecto alimento para consumir antes de realizar deporte

PLÁTANO, previene y aporta

Se suele asociar el plátano al deportista y con razón, el plátano es una fruta que aporta muchos azúcares, fácil y rápidamente asimilables para el organismo, energía al instante para antes, durante y después del ejercicio.

El plátano previene los calambres musculares por su riqueza en potasio, también tienen magnesio, manganeso y vitamina B6 vital para subir tus ánimos estivales y  ayudar al metabolismo básico.

UVA, evita males mayores

Cuando se piensa en una fruta popular con múltiples usos, las uvas suelen ser las primeras en la lista. Son muchas las personas las que le dan mala fama a las uvas porque las consideran de alto valor calórico y con una gran cantidad de azúcares y carbohidratos.

Sin embargo, las uvas pueden desintoxicar el organismo ya que contienen un 80% de agua y 70 calorías por cada 100 gramos, ofreciendo además una mayor sensación de saciedad que evita que se coman otros alimentos en mayor cantidad. Una de las importantes propiedades que tienen las uvas para los deportistas es que tienen una buena cantidad de magnesio y potasio, elementos que están muy involucrados en la contracción y formación muscular, son muy importantes para el movimiento del cuerpo del deportista.

MELOCOTÓN, la fruta jugosa y refrescante

Al contrario de lo que pueda parecer debido a su sabor dulce, el melocotón no es de las frutas que más hidratos de carbono y energía aportan. Destaca su riqueza de fibra, que mejora el tránsito intestinal. Entre su composición mineral sobresale el potasio, y en cantidades discretas, el magnesio y el yodo.

Imágenes: Freepik,  y Pixabay

 

 

Valoranos
Share This