De nuevo llegaba la carrera más esperada del año por todos los canariones. Las Palmas night run. Como todas las carreras tienen una salida una llegada y mucha gente corriendo, unos más rápidos que otros. Pero esta carrera tiene algo especial que la hace única. El ambiente en las calles es excepcional puesto que en los 10 km del circuito hay mucha gente animando. Además el organizador de la carrera se empeña en sorprendernos cada año con novedades que hacen que la carrera motive mucho a sus corredores. Este año eramos 4.000 inscritos con muchas ganas de recorrer nuestras calles lo más rápido posible. Sorprendentemente de los 4000 solo salieron 3200 cosa que solo se explica que mucha gente se apuntó por apuntarse porque dudo que 800 personas se lesionaran. Este año era especial para mí puesto que mi mujer se apuntó a la de 10 km y era su primera carrera. Estaba muy emocionada con lo que hacía más especial esta carrera.

Llegada a la carrera.

Como es habitual llegamos justitos al inicio. Mogollón de gente estaba situada en sus correspondientes cajones y la música animaba a los runner.

Se dio la salida y el tumulto vestido de naranja para la ocasión se sorprendía con un ooooooooooooohhhh al ver que fuegos artificiales pasaban muy cerca de nosotros. Se iniciaba la carrera, le daba un beso a Cristina le deseé suerte y… a correr. Yo corría los 21 km y ella los 10 km.

Empezaba la carrera y ya veía que no iba a ser el día de nadie. Era la 20.30 de la noche y estábamos a 26 grados y con una húmeda relativa muy alta. No llevaba ni dos minutos corriendo y ya estaba sudando a raudales y pensando que faltaba 5 km para el avituallamiento. Los 2 primeros kilómetros de la carrera se hacen por la zona del puerto, sin gente en la calle y carretera muy amplia con lo que se hacía fácil adelantar a los lentorros. Yo me encontraba bien pero no iba al ritmo que pensaba ir pero, que más da, después de estar lesionado bastante tiempo es lo que toca. Como dice Chiqui poco a poco y con cabeza.

Llegábamos después de 2 km a la zona más estrecha de la carrera y donde había muchísima gente animando. Así hasta el final del kilometro 10. Ahora sí que se hacía difícil adelantar y rezabas para que no te tocara un bloque de lentos imposible de adelantar. Por fin, en la playa de las canteras con una humedad que nos hacía perder agua muy rápido estaba el primer avituallamiento. Cogí la botellita y venia con tapón ajajaj. Encima me costó unos metros abrirla. Bebí agua con muchas ganas pero bueno no mucho que si no sienta mal.
Seguimos adelante y venían en la calle guanarteme una subidita de 200 metros que ponía a prueba al personal. Dentro de mí iba pensando… que tal le irá a Cristina. Seguro que bien.

canarias1

Por otro lado no iba al ritmo esperado pero iba tranquilo iba bien sin grandes esfuerzos pero más lento de lo que esperaba. En el km 9 llegaba la separación entre los participantes de 10 km y los de 21 km. UUUUFFF que alivio de estar con millones de personas a estar más solo que nada. Ni siquiera había público. A partir de aquí desde el km 9 hasta el 21 había muy poco público e íbamos solitos por la carretera. Para nosotros solos. Fue en el km 10 donde vinieron mis peores parciales por encima de 5 min/km. Me dio un poco de fatigilla pero a partir del km 14 y un gel de por medio recuperé el aliento y empecé de nuevo a cabalgar por debajo de 5 min/km. Es increíble cómo te puedes hacer un compañero de carrera en cuestión de segundos. A partir del km 10 hablo con un chico que iba a mismo ritmo que yo pero a veces el iba adelante y me sacaba unos metros y luego al revés. Así hasta el final. Nos ayudábamos mutuamente y nos animábamos.

En el km 16 venia lo más duro puesto que íbamos por calles adoquinadas y encima con un desnivel del 5% que en carreras de este tipo se nota. Pero fue a partir de aquí donde mejores parciales hacia incluso llegando al mejor parcial de 4.45.

Pasando por el km 17, vamos por delante de mi casa que era una buena opción por si me lesionaba pero no se dio esa opción y tuve que seguir.
Ya estaban los sprinter sacando sus últimos cartuchos y decidí ir detrás de un hombre de 50 años. El machote iba mucho más rápido que yo pero una liebre no me vendría mal. Le pillé la espalda y tiré con él hasta el kilómetro 20 que es donde ya no pude seguirle. Desde el km 15 hasta el final adelanté a unos 40 runners aunque también me adelantaron unos 10 más o menos. Gracias al señor de 50 años logré llegar en 1.45.08. Llevaba año y medio sin correr una media con lo cual me daba por satisfecho y, más aún si cabe al ver que mi mujer le encantó la carrera y no dejaba de preguntar.. para cuando la próxima. Jajaj.

Las Palmas night dejaba un sinfín de anécdotas y 3000 personas felices y contentos en una noche mágica y única que recomiendo a todos aquellos que puedan correrla.

canarias2

 

Jonatan Quintana – cliente de Personal Running.

Experiencia Jonatan Quintana: Carrera Las Palmas Night Run
Valoranos
Share This
jQuery(document).ready(function($){ $('.et-social-icon .icon').each(function(){ $(this).attr('target', 'blank'); }); });