Ya tenemos el verano encima y con gran virulencia. El buen tiempo nos despierta las ganas de entrenar al aire libre y, hasta aquellos rezagados a los que les encanta invernar, deciden calzarse las zapatillas y salir a disfrutar de espacios abiertos y naturaleza. 

En Personal Running queremos que le saques el máximo provecho a este verano, por lo que en el post de hoy, os vamos a compartir unos “PR tips” acerca del entrenamiento veraniego:

Hidratación

La correcta hidratación es la base de nuestra pirámide de entrenamiento veraniego. Debemos cuidar lo que bebemos antes, durante y después de cada entrenamiento, garantizando al menos de 2 a 2,5L de agua/ día en adultos.

Resulta fundamental adelantarnos a la sensación de sed, ya que, en el momento en el que tenemos sed, el cuerpo ya ha comenzado a deshidratarse. Para asegurar esta situación, os recomendamos beber mínimo cada media hora durante vuestra actividad física. Si realizas un deporte de larga duración, recuerda que igual de importante que hidratarse, es equilibrar la ingesta de sales, por lo que siempre es mejor hidratarse con bebida para deportistas que contenga tanto H2o como electrolitos.

Combina bebida para deportistas y agua durante el entrenamiento

Nutrición

Durante la actividad física, el gasto energético (GE) corporal (la energía que emplea tu organismo) aumenta. Si a este incremento del GE le sumamos el gasto que produce la disipación del calor, nos encontraremos en una situación de desgaste bastante elevada.

Cuando la temperatura corporal aumenta, el cuerpo trata de bajarla a través de la sudoración, lo que provoca una deshidratación y un GE extra. Por ello es imprescindible abastecer al cuerpo con los nutrientes necesarios que le permitan hacer frente a ese derroche (hidratos de carbono).

¡Cuidado con salir a entrenar en verano con el estómago vacío, ya que puede jugarnos una mala pasada!

Equipación

Puede parecer que la vestimenta no es tan prioritaria como la hidratación, pero no es así. ¡Las prendas marcan la diferencia!

En verano debemos evitar ropa de algodón o cualquier otro material que retenga el sudor y no transpire, ya que, además de darnos calor, nos mantendrá húmedos e incómodos. Actualmente existen prendas técnicas de material transpirable y muy ligeras que son las que debemos escoger durante estos meses. Además, complementos como la gorra y el uso de unos calcetines y zapatillas finas y transpirables son clave.

Moja la gorra antes o durante el entrenamiento para mantener la nuca y la cabeza fresquitas

Horas del día

Para los amantes del entrenamiento al aire libre, la elección de la hora del día a la que entrenar, se torna una prioridad en verano. Se debe evitar siempre entrenar a mediodía entre las 12 y las 16 horas, siendo ideal entrenar por la mañana (entre las 7 horas las 9 horas) y factible entrenar por la noche (entre las 19 y las 22 horas).

Si únicamente puedes entrenar a medio día, trata siempre de buscar un lugar de sombra y no olvides tu botella de agua

Evita actividades muy exigentes a nivel cardiovascular, siendo el entrenamiento de fuerza el más recomendado en condiciones calurosas. Para los que realizáis un deporte combinado como es el triatlón, aprovechad las horas del mediodía para realizar aquella modalidad que se desarrolle en el interior (trabajo en gimnasio, piscina…).

Alternativas

Ante todo, vamos a sacarle la parte positiva al verano. A continuación os facilitamos algunas actividades alternativas que podéis probar en estos días de tanto calor:

  • Senderismo 
  • Carrera de montaña por la sierra (donde la temperatura siempre es menor).
  • Natación y nado en aguas abiertas,
  • Vela, piragua y entrenamiento funcional en el agua.
  • Descenso de barrancos.

Siempre de la mano de un profesional que os guíe en el desarrollo de la actividad.

 

Ahora sí, ¡Ya estás preparado para disfrutar de un verano lleno de deporte!

¿Estás preparado para el verano?
5 (100%) 1 voto[s]
Share This