Durante la semana he pasado por un proceso de anginas y con algo de fiebre (no recuerdo la última vez que la tuve), que la compagine con los dias de natación para poder recuperarme antes. La salida de bici del miercoles bien, con Charly, muy tranquilo pero las piernas las noté justas. Creo que no habia recuperdado de la “paliza” del finde anterior. Hasta el jueves no consegui encontrarme bien del todo, al menos de las anginas y la salida de carrera de ese día ya me di cuenta que no tenía buen feeling, de piernas y de todo y que tenia dos dias para llegar lo más entero posible al domingo. Para más desgracia el sabado por la mañana me levante mareado, con la tripa suelta y con muchas nauseas. No se que me pasó, si pillé frio, o que simplmente al cuerpo le tocaba relevarse, no se.. el caso es que ayer me presente con la extraña sensación de que era un día para sufrir más que divertirse..

Pistoletazo de salida y la gente sale a tope, aunque yo rápidamente busqué un grupo que llevara un ritmo en donde fuera cómodo… pero iba extraño y raruno, sin sensaciones. Cuando me he encontrado en estas situaciones lo mejor es no pensar.. simplemente dejarse llevar aunque intentando controlar todo lo controlable, es decir, hidratarse, comer y esperar a ver si en una de estas el cuerpo te da una pista de por donde va y se une a tu cabeza.. No quise mirar el reloj hasta llegar a la estacion de Pto Navacerrada, ahi mi primera sorpresa cuando vi que estaba por debajo de la hora, y por los timing que queria llevar de la carrera vi que ahi andaba.. asi que me animé un poco… Paré en el avituallamiento del puerto y digamos que no perdoné ninguno en toda la carrera.. Lo dicho, al menos la hidratación la iba a llevar a rajatabla..

manolo1La subida a la bola, la cambiaron dos dias antes, en lugar de tirar de frente por la pista de esqui, decidieron hacerla más suave y hacia el collado que va a la Barranca.. por un lado piensas que es mejor, pero lo malo es que en lugar de ser un tramo de andar, es de correr, y uno no sabe lo que es peor, y más cuando son 3km más, entre la ida y la vuelta.. Una vez en la bola, bajada a Cotos, por fín, correr y disfrutar un poco.. pero con mucha precaución… haber bajado dos veces en los dos findes anteriores te da mucha confianza. Para ir sin sensaciones, al menos me sentí seguro y con confianza… Las piernas seguian sin dar señales de vida aunque comenzaba a tener algunas molestias en un gemelo, que me hizo preocuparme un poco, pero que luego me dejo se molestar.. no se, reflejos o simplemente el esfuerzo del desnivel acumulado..

Llegados a Peñalara tuve por fin mi primer buen “feeling” de la carrera. Volvía mirar el rejoj y clavado las 3 horas, por lo que seguia en mi timing.. asi que gané confianza para realizar una buena bajada… que así fue, siempre sin forzar del todo, controlando las pisadas y viendo que no se cargara los cuadriceps ni las rodillas en demasia…

manolo3

Vuelta a Cotos y parada obligada (como todas), en el avitallamiento. Comenzaba a hacer calor e hidratarse era fundamental, perdí bastante tiempo, pero en ese momento fue cuando decidí que estaba alli para disfrutar.. asi que comer y beber.. y tranquilo hasta la base de Cabezas de Hierro.. Me uní a un grupo que me llevo frenado, pero no me importó.. supongo que fuí bastante reservon por lo que podia llegar… La subida a Cabezas, debo reconocer que es una trampa, pero para mi fue lo mejor del maraton, era pura montaña, con grandes canchales en donde ayudado por los brazos se iba subiendo bien. Aqui se me fue mi timing pero no me importó, ya llevaba tiempo que me dejó de importar..

Una vez coronado Cabeza Menor, ya quedaba dos grandes toboganes (Valdemartin y Bola), y la bajada final. Aqui el viento fue el protagonista, que junto al sol infernal, le da épica a la carrera.. Se sufre muchísimo, estás aislado y sin apenasa animación, pero extrañamente es donde mejor me siento, luchando contra todo y con sensaciones de estar realmente “jodido”, pero por fin con sensaciones.. jeje.

La bajada desde Bola a Pto de Navacerrada, controlando y concentrado en las balizas, ya que iba solo y aunque habia pasado por ahi 3 ahoras antes, era facil descuidarse, ya que no seguias la bajada de la carretera, sino que atajabas de vez en cuando.. Al llegar al puerto, miro el reloj, y digo, a ver si en 6h30 estoy abajo.. Pille a un corredor que me hizo la bajada, iba detrás, pisando donde pisaba e iba confiado. Me torcí el tobillo derecho, pero leve, y eso me hizo pensar que aun no se habia acabado. La bajada es sufrida porque estas deseando llegar pero tambien tiene su parte de disfrute.. Justo cuando se allana el terreno me torcí el tobillo nuevamente, pero esta vez el izquierdo.. Me hize daño y por un momento pensé que se habia terminado, aunque lo mas que me podia pasar era bajar a cuatro patas para 2 km que me faltaban.. En ese momento se siente mucha rabia y desconcierto. Lo que podia ser una llegada triunfal se convierte en una tortura.. pero por otro lado le da mucho mas valor… Al final feliz y contento porque en parte conseguir haber disfrutado un poco, a pesar de ir sin sensaciones.

manolo2

Cronica Manolo Gutierrez: Maraton Alpino Madrid
Valoranos
Share This
jQuery(document).ready(function($){ $('.et-social-icon .icon').each(function(){ $(this).attr('target', 'blank'); }); });