Corriendo por el monte.
Hace ya un año que comencé con Personal Running,  y ya desde el comienzo le comenté a Dani Rodriguez,  mi entrenador,  que para este año tenía como uno  de los objetivos iniciarme en las carreras de montaña. Según se ha ido desarrollando la temporada, los objetivos se han centrado en la disputa de triatlones en distancia medio ironman (Arenales 113, Ecotrimad y Guadalajara),  lo que me hizo olvidar por un momento la posibilidad de apuntarme a algún trail.

Hasta que un buen día Irene, mi novia, me comentó que había cometido la locura de inscribirse en la “Guadarrama Trail Race”, junto con su amiga Paqui, grandes amantes de la montaña y pertenecientes a un grupo de senderismo. Era a principios de verano y tenían cuatro meses para prepararse. Sabía que estaba ante una gran oportunidad de poder disputar un Trail y que además podía compartir días de entrenamientos con mi chica. Todos sabemos lo complicado que es poder compaginar nuestros entrenos con la vida personal de cada uno, así que era todo perfecto.

La única duda que tenía era la distancia, ya que la organización de la carrera daba a elegir entre 17, 30, 50 o 90km. En un primer momento la opción era la de 30, y de este modo poder acompañar a Irene, pero quizás se me haría algo corto, he corrido algún maratón y la distancia tampoco me supondría un gran reto, además de que no la dejaba sola puesto que iba con su amiga. De este modo opte por la de 50km, la de 90km para empezar me parecía una locura, poquito a poco..

El último mes antes de la carrera, había mucha dudas respecto a la organización de la carrera, incluso dos semanas antes optaron por cambiar los recorrido por problemas de permisos, lo que se tradujo en un aumento en las distancias en unos 10km aproximadamente, además del desnivel (2900mt en la prueba de 50km) y como consecuencia la dureza de la prueba.

trail1

 

La semana antes fuimos a realizar un último entreno largo aprovechando parte del recorrido y así hacernos una idea de lo que nos íbamos a encontrar el día de la carrera. Comprobamos que efectivamente iba a ser dura, además, tuve un percance bajando torciéndome levemente  un tobillo, y fue a partir de ese momento cuando me surgieron dudas de si podría aguantar 60km.. La única forma de averiguarlo era correr..

La meta en todas las distancias estaba en San Lorenzo de El Escorial, y hacía allí nos fuimos la noche antes. Desde allí saldrían autobuses que nos llevarían a los lugares de salida. Los del 50km, Cercedilla, y los de 30km en Navacerrada.

Era las 5.15 de la mañana del pasado sábado dia 12, cuando sonó el despertador. Desayuno ligero, últimos preparativos de mochila,  las dudas siempre surgen en el último momento, ¿hará mucho frio, hará calor?, ¿Qué ropa llevo?  ¿Cuánta agua? ¿confiar en los avituallamientos o ser autosuficiente? Era muy importante elegir bien, ya que de ello dependería soportar más o menos peso en la mochila..
A diferencia de otras carreras de trail, se pasaba por mucha zona urbana y pasos accesibles para vehículos, por lo que uno piensa que tampoco vas a estar en la misma selva y eso también te relaja bastante. A las 6.30 cogí el autobús que nos llevaba a mí y a otros tantos participantes a Cercedilla. En la salida coincidí con Sergio y Gustavo, amigos del mismo grupo de senderismo que mi novia, y que también participaban en la misma distancia.

 

trail2

 

Hacía 4 grados de temperatura, por lo que la mayoría de los corredores nos refugiamos en un parking subterráneo hasta 5 minutos antes de la salida.

Estaba ante dos retos importantes, el primero el de ser capaz de correr por el monte y no matarme (sobre todo en las bajadas) y segundo, el de soportar un ritmo de ca-co (caminar correr), durante mucho tiempo. Tampoco sabía el nivel del resto de participantes, y como se planteaban este tipo de carreras.

 

trail3

 

Pues bien, a las 8.00 bocinazo de salida y nada más comenzar, la gente sale a tope, como si les va al vida, así que para no ser menos eso hice.. corriendo en los llanos y bajadas, y caminando rápido en las subidas, siempre sin salir de punto.

El primer tramo era desde Cercedilla a la Bola del Mundo, 1.100 mt de desnivel. La idea era no quedarme solo y pillar algún grupo donde me sintiera cómodo y tener siempre referencias. A diferencia de la natación en el triatlón, aquí sí que me siento en mi hábitat y me resultó muy fácil, jeje. Después de una hora y media larga, llegamos a la Bola coincidiendo con la llegada del sol.

 

trail4

 

Durante la bajada, muy técnica, hasta la Barranca, siempre pensando en el tobillo y en no arriesgar.. grupo de tres o cuatro pisando donde pisaban, muy concentrado.. luego abajo hasta Navacerrada, corriendo 4 o 5 kilómetros en torno a 5min/km.. sin descanso. Es curioso ver a muchos montañeros que comenzaban su particular ruta, perplejos a vernos pasar, seguro que pensarían..”estos están locos”.. o al menos eso he pensado las veces que he visto a gente correr por el monte…

Llegado a Navacerrada tuve una pequeña crisis, estaba algo tocado y aún quedaba mucho.. Era el km 20 y por un momento me tiraba de los pelos pensando que la había cagado y que había ido pasado de vueltas.. La confianza que me daba ir por un terreno tan conocido como la montaña, me paso factura. El siguiente tramo,  hasta el km 30 (Los Molinos), era un falso llano con más bajada que subida, y me pasaron unos cuantos.. corriendo en algunos tramos pero sin buenas sensaciones. Además, coincidía que el tramo era muy aburrido, con zonas urbanas y con mala señalización de la carrera y eso anímicamente no me ayudaba demasiado.

Llegado al avituallamiento de Los Molinos, descanse unos tres o cuatro minutos, bebiendo mucho líquido y comiendo bien. A partir de aquí, conocía los siguientes 15 km, sabía lo que tenía por delante y como administrar los esfuerzos.. cambié en chip y en lugar de tomármelo como una carrera, me lo tomé como una salida al monte y creo que acerté. Recuperé sensaciones y llegados al Puerto del León estaba muy fresco, además de que me encontré a varios corredores que me habían pasado antes y se les veía muy castigados, por lo que aún mas crecí en confianza respecto al cambio de táctica.

 

trail5

 

Lamentablemente no todo fueron buenas noticias, ya que me encontré a Irene de vuelta en el Puerto del Leon, estaba muy cansada y no podía seguir el ritmo de su amiga y decidió parar y abandonar en ese punto, ya que todo lo que quedaba a partir de ese momento era la cuerda Pto del León-Abantos por el GR-10 y era peligroso quedarse tirado.. Sentí una enorme pena al verla pero fue una solución acertada, había recorrido 22km en unas 3 horas y media, y a pesar de todo estaba muy contenta. Los últimos cambios de recorrido ya la hacían ser pesimista., aun así me animaba para que siguiera, que me veía muy bien y que debía seguir.. Dado el lugar en donde abandonó, estaba segura que la irían a buscar y llevarla a la meta, por lo que opté por continuar..

Una vez subido a Cabeza Lijar, uno echa la vista atrás y sorprende ver todo el camino recorrido y lo lejos que esta la Bola del Mundo…

 

trail6

 

A partir de ese momento (km 44), sabía que era lo más duro porque las fuerzas iban justas, me quedaban 15km en donde fui prácticamente solo, cruzándome con dos o tres corredores pero donde volví al caminar y correr, cansado pero ya confiado en que el cuerpo iba a aguantar bien y preocupándome únicamente en seguir las escasas balizas que había puesto la organización de la carrera, ayudado con la motivación extra que tenía por llegar cuanto antes por si tenía que ir en busca de Irene. Solo estaba con la duda de la bajada de Abantos al El Escorial, si las rodillas y los tobillos soportarían 6 km con gran pendiente. Después de un par de momentos de incertidumbre a la hora de elegir el camino de bajada, llegué a las calles de San Lorenzo de El Escorial, pero todavía debía mantenerme en alerta ya que no estaba claro cuál era el recorrido. Ayudado por una vecina de lugar, llegue por fin a la gran explanada del monasterio donde estaba situada la meta.

Allí estaba Irene, esperándome. La enorme alegría de verla, junto con el emocionante abrazo que nos dimos, son momentos  que no se olvidan en la vida….  Además, había terminado mi primer trail.

El ganador acabo en algo menos de 7 horas, cuando la organización había estimado unas 5 horas y media, lo que demuestra que el trail fue bastante duro aunque posiblemente también se desviaron un poco, ya que las distancias y el desnivel al final tampoco coincidia.

Al final fueron 60,5 kilometros. Tardé 9h03m. Por el número de los dorsales calculo que había unos 140 participantes, de los que solo 102 finalizaron.

 

Yo acabé en en el puesto 33!!.. La primera vez que estoy dentro de los 40 principales.. jeje.

 

trail7

 

Las sensaciones al terminar la carrera fueron increíbles, físicamente me encontré muy bien, a pesar de tener mi pequeña crisis,  y de que articularmente terminas muy castigado, por lo debo estar enormemente agradecido a toda la familia de Personal Running, y en especial a Dani Rodriguez, con él, cada día que pasa, cada entrenamiento realizado, no hace más que confirmar que estamos haciendo un gran trabajo con el fin de disfrutar del deporte de una forma controlada e inteligente… Mil gracias!!

También quiero agradecer de un manera especial a Lolo e Isra también de PR, que con sus grandes logros en la UTMB  y los 101 de Ronda, me han servido de inspiración para creer que las carreras de montaña son otra manera increíble de disfrutar de la montaña.. mi pasión de siempre.

Dar la enhorabuena a Paqui, a Gustavo y a Sergio, amigos y compañeros del grupo de montaña “Senderismo Joven de Madrid”, que también terminaron su carrera y con los que pude compartir alegrías y experiencias durante todo el fin de semana.

Por último, felicitar  a Irene, la persona que más valor ha demostrado durante todo el fin de semana, que durante estos últimos meses ha regalado voluntad,  tesón y sacrificio, que sabiendo lo complicado de terminar su carrera, tomó la salida, y que a pesar de tener que abandonar, mantiene intactas sus ganas e ilusión por superarse… me siento muy orgulloso de ella.  😛

 

trail8

 

Bueno, no me queda otra que animar a toda la familia de Personal Running a disfrutar de la montaña del modo en el que yo lo he hecho este fin de semana.Es simplemente increible!!

Espero que para la próxima seamos unos cuantos PR compartiendo kilómetros por el monte.

Un abrazo,

Manu!.
Crónica Guadarrama Trail Race – por Manuel Gutierrez (Triatleta de PR)
Valoranos
Share This
jQuery(document).ready(function($){ $('.et-social-icon .icon').each(function(){ $(this).attr('target', 'blank'); }); });