¿A qué edad pueden los niños empezar a hacer pesas? Esta es una pregunta recurrente que muchos padres con hijos adolescentes nos realizan a menudo. Es una edad complicada en la que empiezan a querer imitar a a sus mitos deportivos o simplemente a desear estar físicamente más atractivos.

Hemos de tener en cuenta que los niños entrenan la fuerza de forma natural. Tienen una actividad física continua y constante. Si no están jugando a futbol o cualquier otro deporte están corriendo entre ellos participando en cualquier actividad, colgándose de sitios o transportando cosas.

Según explicábamos en otro post a través de psicólogos expertos, la infancia es la etapa en la que somos más sensibles a los aprendizajes, ya que es el momento en el que se están determinando las conexiones cerebrales, en función de la variedad de estímulos que se le presenten al menor. Por ello la práctica de la actividad física y el deporte en edades tempranas es de gran importancia, permitiendo, a través de ella, de sus movimientos y los juegos, vivenciar nuevas experiencias y estimulaciones.

Además, el ejercicio físico para los niños tiene muchas ventajas para su salud ya que mejora su estructura ósea, reduce el riesgo de lesiones, es una ayuda metabólica y permite ganar autoconfianza.
La fuerza implícita en el juego  supone una gran mejora en el desarrollo equilibrado de los grupos musculares.

 

¿A qué edad pueden los niños empezar a hacer pesas?

Pero otra cosa es cuando llegan a una edad en la que los menores plantean practicar deportes en los gimnasios, concretamente solicitan entrenar con pesas.

En lo que se refiere a las pesas, lo que recomendamos desde Personal Running es que no se debería empezar hasta partir de los 12 ó 13 años.

Mito popular

Circula un mito popular en el que se afirma que levantar pesas bloquea el crecimiento.O todavía es muy común escuchar en muchas ocasiones la típica frase de “no entrenes con pesas que te vas a quedar bajito, espera a desarrollarte para empezar con la musculación” Se trata de  bulos sin sentido ya que el crecimiento depende de la información genética y directamente de la nutrición de la persona y de las hormonas (Testosterona, Hormona del crecimiento, Hormonas Tiroideas). Por lo tanto no hay ninguna evidencia de impedimento en el crecimiento con el levantamiento de pesas.

Origen del mito

Parece ser que unos investigadores nipones allá por los años 70 realizaron diversas investigaciones con niños que trabajaban en fábricas portando cargas pesadas durante un gran número de horas. Observaron que a pesar del ejercicio diario que desarrollaban los niños, apenas tenían fuerza y eran muy bajitos. Extrajeron entonces la idea de que esta actividad de fuerza les restaba un desarrollo correcto y que el trabajo de carga podía lesionar la placa de crecimiento de los niños y disminuir la testosterona impidiendo su desarrollo.

Pues bien, lejos de considerar esa posibilidad cierta, el motivos de que esos niños andaran escasos de energía y su estatura fuera menuda era que padecían malnutrición. No conseguían desarrollarse de forma apropiada y carecían de fuerza porque simplemente no se alimentaban bien.

Por lo tanto, las investigaciones realizadas con esos niños eran erróneas. Es más, hoy se estima y existen estudios que así lo confirman, que el trabajo con cargas en los más pequeños es beneficioso y necesario. 

Entrenamiento con pesas

El entrenamiento con pesas que es lento, progresivo, controlado y bien supervisado, puede traerte muchos beneficios.

No lo debemos confundir con levantamiento de pesas (halterofilia”, el fisicoculturismo y el power lifting), modalidades competitivas en donde el objetivo es tener músculos muy grandes y fuertes, o levantar cada vez más peso, muchas veces en una forma rápida y brusca. Esta disciplina no es aconsejable puesto que puede producir un aumento muy rápido de la fuerza en tendones, músculos y ligamentos, pudiendo sobrepasar la fuerza de sus puntos de inserción en los huesos inmaduros generando demasiada sobrecarga con inflamación en esas zonas (insercionitis) y en casos raros, lesiones del cartílago de crecimiento (por deslizamiento de estos).

Entre los 14 y los 17 años, son muchos los jóvenes que deciden empezar en el gimnasio al abandonar otros deportes, como el fútbol, baloncesto o el tenis.  Por lo tanto, si tenemos en cuenta que los chicos pueden crecer y desarrollar su físico de manera natural hasta los 21 años y las chicas hasta los 18, de manera general, no es recomendable realizar ciertos ejercicios o utilizar algunas máquinas del gimnasio, pero, por supuesto, se pueden hacer muchísimas actividades en él.

Entre los 14 y los 17 años, son muchos los jóvenes que deciden empezar en el gimnasio al abandonar otros deportes

Estos adolescentes pueden hacer pesas, pero no levantar unas del mismo tamaño que un adulto, ya que las sobrecargas musculares son una de las principales lesiones al empezar a ir al gimnasio. Por esto, es primordial que cuando se inicien en un gimnasio lo hagan de la mano de profesionales que le asesoren y recomienden los pesos y los tiempos a realizar.

En definitiva, una buena planificación de entrenamiento de pesas en los niños llevada a cabo por un adulto experto en la materiafavorecerá el desarrollo muscular y óseo de estos, ayudando además a prevenir lesiones.

Recomendaciones para hacer pesas:

  • Realizar ejercicios en los que se utilice el cuerpo como carga (lagartijas, fondos, barras, abdominales, sentadillas, planchas).
  • Levantar pesos ligeros (con el peso suficiente para hacer 15-20 repeticiones) para cada grupo muscular. Solo 2 series de cada ejercicio. Solo 6-10 ejercicios en 1 día. Máximo 3 días de a la semana de ejercicio para evitar sobrecarga.
  • No cargar barras en los hombros. El estrés que generan en la columna es demasiado grande.
  • Como alternativas de resistencia, utilizar las bandas elásticas, pelotas medicinales y poleas.
  • Cuidar siempre la técnica. Nunca lo hagas si estás solo. No levantar pesos que no se controlan. Es necesario contar con alguien siempre cerca que supervise.
  • Calentar (Activación muscular antes de empezar: ej, trotar, saltos, etc.).
  • Enfriar: Los estiramientos son más efectivos cuando tus músculos ya están calientes).

 

Por lo tanto, el entrenamiento con pesas puede ser benéfico a cualquier edad, incluso en niños, siempre bien supervisado  y sin sobrecargar las articulaciones.

Más información AQUÍ.

 

 

¿A qué edad pueden los niños empezar a hacer pesas?
5 (100%) 1 voto
Share This