El pasado domingo, participamos en una carrera. Podría ser una carrera mas, otro domingo cualquiera donde los PRs se juntan para hacer eso que tanto nos une…correr.
Pero hoy se cumplían 10 años de vida, la vida de Teresa, la vida de una persona que hace 10 años sufrió el trasplante de los dos pulmones para luchar por vivir.
Ella es rebelde, luchadora, alegre, impulsiva…y no iba a dejar de hacer aquello que mas ama, ejercicio.
Hoy completó los 10k de la carrera @carrerasolidariahuerfanos demostrando a todos que se puede seguir haciendo ejercicio con un transplante y que nada ni nadie le cortara las alas.
Es el orgullo para Personal Running, nuestra super heroína y un ejemplo para todos nosotros.
Gracias Teresa por 10 años de enseñanza ❤️.

A continuación podéis leer  estas reflexiones que salen de lo más profundo de una persona que no ha permitido que nada ni nadie le impidiera conseguir su sueño.

 

Ayer fue un día muy especial para mí y me siento en el deber de compartir mi experiencia, no porque me crea un ejemplo o porque piense que soy especial, sino para ayudar a gente que se encuentre en mi situación, en la espera o que justo acabe de recibir el regalo de su vida: una segunda oportunidad.

Con la fibrosis quística acompañándome desde que nací, necesité un trasplante de mis dos pulmones. La espera no fue sencilla; poco a poco fui dejando de hacer todo aquello que me encantaba y me hacía feliz: jugaba al frontón, montaba a caballo, nadaba, montaba en bici, bailaba, cantaba… Recibí mis pulmones nuevos con 24 años, casi en el límite de mis fuerzas, pero llegaron para recibirlos con la mejor de mis sonrisas y con la ilusión de quien sabe que va a recuperar su vida anterior.

Tengo la vida que siempre soñé

Después de 10 años, hago balance. No ha sido fácil pero TODO se puede conseguir. Solo tienes que rodearte de las personas y profesionales adecuados. Hace más de 4 años yo tenía un sueño: correr la San Silvestre Vallecana. Me emocionaba verla desde el público y quería saber qué se siente formando parte de ella. Después de un año dando tumbos en busca de lo que necesitaba, por fin di con ello, o más bien con ellos. Descubrí que un amigo de la Infancia, Chiqui Pastor, había montado una empresa de entrenamiento personal, Personal Running. Tardé un par de meses en sentirme valiente, me daba miedo empezar por si no conseguía mis objetivos pero por fin di el paso.

En 2017 empezamos a entrenar. Iba tan nerviosa que ni siquiera sabía hacer una “sentadilla”. Mis objetivos estaban claros: quería ser capaz de levantarme en la tabla de surf y por supuesto, correr mí ansiada San Silvestre. Había descubierto ese deporte hacía un par de años, pero tras dos veranos de clases, no había conseguido mucho. Ese verano, en mi “zona de confort” empecé a sentir el “flow”. FELICIDAD ABSOLUTA.

Y por supuesto, llegó la san silvestre 2017; llegaba muy justa, con muchos músculos aún dormidos, con muchos dolores, pero conseguí terminarla, andando los 3 últimos km pero contenta. Emocionada, volví a los entrenamientos después de Navidad. Mis dos días de grupo de correr, mi día de entrenamiento personal y mis “deberes de fin de semana”. Por supuesto, contando con la puesta a punto de un fisioterapeuta, que seguía (y sigue) desde cerca la evolución de todo mi cuerpo y con la aprobación de mis médicos del trasplante. He de decir que inicialmente, no les gustó mucho la idea de esta vuelta al deporte tan… “intensiva” pero como me dicen muchas veces, ellos aprenden de nosotros, de ver cómo evolucionamos así que mi doctora, que ya me conoce, sabía que no me iba a parar. Le expliqué que iba de la mano de personas que han estudiado CAFYD, que son profesionales del deporte, que es su trabajo y que sabían muy bien lo que estaban haciendo. Y 10 años después de recibir el mejor regalo del mundo y gracias al trabajo de todos ellos, tengo la vida que siempre soñé.

No dejes que nadie te diga que no puedes conseguir tu sueño

Viajo a lugares que nunca llegué a pensar, hago carreras que nunca pensé que fuera capaz y voy a todas mis revisiones con una tranquilidad mental que nunca pensé que fuera a conseguir. Si soy capaz de hacer todo lo que hago en los entrenamientos, sé que mis pulmones están bien. Las personas trasplantadas, tenemos el deber de disfrutar de la vida. No te pares, no dejes que nadie te diga que no puedes conseguir tu sueño. Disfruta las pequeñas cosas, con esfuerzo, sacrificio y las personas adecuadas, lograrás todo lo que siempre has soñado. No te rindas.

Por supuesto que llegó la san silvestre 2018 y la disfruté pensando que había sido la mejor carrera de mi vida, hasta ayer, se me saltan las lágrimas de emoción solo de recordarlo.

10 de febrero, 10 años trasplantada y mi grupo de correr Personal Running y yo nos apuntamos a una carrera de 10km. No había sido mi mejor semana, con virus y fiebre que no me había dejado entrenar. Mi mente ya estaba un poco “agobiada” solo de pensar en el recorrido. Pero durante la carrera, varias personas de @pers_running que no conocía, gritaban mi nombre y me animaban, mis compis del Grupo Retiro, tanto de público como corredores, me daban aliento, y encima, vi que mi entrenador, iba en puestos de cabeza, y quedó 2º!!! Y no me rendí. Llegué a la meta y ahí estaban ellos: me esperaban gritando como locos con una pancarta. Y a mí, se me saltaban las lágrimas de felicidad. Los campeones son ellos, que me ayudan en cada entrenamiento, en cada carrera. Hacen que mi “mochila” pese un poquito menos cada día.

 

Por favor, aquellos que estáis en lista de espera de un trasplante, sabed, que todo llega, esperadlo con los brazos abiertos. Los que lo acabáis de recibir, vivid la mejor vida que podáis, por vosotros, por el donante y por su familia (en el peor momento de su vida, han hecho el mayor gesto de generosidad: regalar una segunda oportunidad), buscad la forma de cumplir vuestros sueños y rodearos de aquellas personas que os ayuden a lograrlo. Y al resto, haceros donantes. Porque donar, regala Segundas Oportunidades.

Share This